martes, 1 de mayo de 2012

Atila

 Fotografía del Blog: http://degustacionfotografica.blogspot.com.es (con permiso de su autor, por supuesto)


Todos Uds. recordarán aquello de que ‘por donde pasaba el caballo de Atila, no volvía a crecer la hierba’. Por cierto, el caballo de Atila, se llamaba Othar.

Cuentan que ha dejado de crecer la hierba en La Moncloa. Últimamente, todos los viernes, después del Consejo de Ministros huele a hierba recién pisoteada.

Por regla general, los viernes siempre han sido la antesala del fin de semana, pero en los últimos meses se están convirtiendo en el peor día de la semana. No sé que me pasa, pero cada vez que veo a Sáenz de Santamaría sentada en la sala de prensa para dar el parte de lo acontecido a lo largo de la semana, me produce un corte de digestión tremendo.

A todo esto, solo faltaba por añadir la frasecita amenazante de Rajoy del pasado fin de semana: ‘No vamos a parar hasta el fin de la legislatura’. Suena, casi como a declaración de guerra. Además de ser un avance indefinido de todo lo que nos queda por ver, escuchar y sufrir. Lo tremendo es que alguien que lanza este tipo de mensajes haya ganado unas elecciones generales. Y llegados a este punto, me pregunto: ¿los que dieron la mayoría absoluta al PP sabían que estaban haciendo?.

Lo que esta claro, es que todas estas políticas de austeridad, que están conllevando recortes y más recortes, están configurando un nuevo modelo social y económico. Pero de esto no se habla en las ruedas de prensa posteriores a los Consejos de Ministros. Quizá, ¿por qué están improvisando?, ¿por qué no se tiene claro donde nos llevarán todas estas medidas?, ¿por qué no nos quieren contar toda la verdad?,… ¿a qué esta jugando el PP?.

Desde finales de 2011 estamos sufriendo los recortes en sanidad y educación. La subida de la gasolina, la reforma laboral, el aumento de los impuestos, la congelación del salario mínimo,…

Bien es sabido que estos tijeretazos presupuestarios están suponiendo un duro retroceso en los servicios que el Estado debe prestar a la ciudadanía en materias como sanidad, educación, servicios sociales, atención a la dependencia, cooperación internacional, medio ambiente, desarrollo rural, vivienda, justicia,…

Y por si alguien todavía no se ha dado cuenta, el Estado del Bienestar tiene su base en la existencia de unos servicios públicos de calidad, universales y accesibles que atienden con eficacia las necesidades de la ciudadanía, sobre la base del principio de igualdad. Por ello, el gasto social destinado a mantener los servicios públicos, es la mejor inversión que los gobiernos pueden hacer para favorecer la salida de la crisis.

…pero Atila seguía montado a lomos de Othar, hierático, mirando al frente y cabalgando sin detener el paso…

Emitido el día 3 de mayo de 2012, en el programa “Hoy por hoy” de la Cadena SER Palencia.