jueves, 8 de noviembre de 2012

Canción en blanco y negro



En algunas ocasiones me duele tocar los acordes de la realidad. La canción de hoy tiene versos caducos, suena a rancio y huele a viejo. Su melodía es en blanco y negro.

La pasada semana se abría en Palencia el comedor social "Siempre Contentos", impulsado por la Asociación Benéfica ‘Virgen de la Soledad’. Uno de los propulsores de la iniciativa hacia las siguientes declaraciones a los medios de comunicación: "La discreción es nuestra máxima y les vamos a dar de comer con alegría porque lo que queremos es que la gente sea feliz".

Esta frase me hace recordar aquella película de los años 60 dirigida por García Berlanga que llevaba por título ‘Placido’. Un largometraje que surge a partir de una campaña ideada por el régimen franquista que, bajo el lema: "siente un pobre a su mesa", pretendía hacer crecer en el pueblo un sentimiento de caridad cristiana hacia los desheredados, pero que, en realidad, y como Berlanga consigue mostrar, esconde una manera de limpiar las conciencias burguesas.

Estos dos elementos, me hacen reflexionar, hoy, sobre los conceptos de solidaridad y caridad. Con la estafa de la crisis, las políticas sociales del PP tratan de sostener y defender que ambos valores son uno. No se dejen engañar: la solidaridad es una actitud y un comportamiento que nos inclina a responder favorablemente a las necesidades de la sociedad, en condiciones de igualdad. Por el contrario, la caridad es la limosna que se da, o auxilio que se presta a los necesitados. Es el carro de combate del asistencialismo.

La solidaridad lleva implícita un compromiso de igualdad entre la ciudadanía. Todos nos hacemos responsables de la solución. En cambio, cuando existe caridad, aparecen dos actores muy diferentes. El que tiene y da la limosna, siempre en una situación de poder, y el que la recibe, en una situación de sumisión y pobreza. Y esto último, más que promover la igualdad, lo que hace es incentivar y mantener la desigualdad social, con mayúsculas.

Está demostrado que el PP vitorea iniciativas asistencialistas, tipo ‘albergues, comedores, roperos sociales,…’. ¿Por qué?, se preguntarán, pues porque de esta manera delega, por muy poco dinero público, en organizaciones cristianas-benéfico-asistenciales-caritativas,… una parte del frágil sistema público de servicios sociales. Esto ayuda, y mucho, a limpiar las conciencias de los ideólogos de las políticas ‘sociales’ neoliberales, que con limosnas privatizan y desmantelan todo ‘lo público’. Hablarles de que el Estado Social es la manifestación colectiva de la solidaridad, no les interesa en absoluto.

Y a todo esto, ¿cómo limpias tu conciencia?.

Emitido el día 8 de noviembre de 2012, en el programa "Hoy por hoy",
de Radio Palencia de la 'Cadena SER'.