jueves, 24 de enero de 2013

Sábado invernal



El 19 de enero de 1980 también era sábado. Aquella mañana invernal nos pusimos el chándal y como otros fines de semana, mi padre nos subió a todos los hermanos a la ‘Casa Grande’. Jugamos al fútbol con el balón de reglamento que nos habían traído los reyes magos. Todavía recuerdo su olor a cuero nuevo. Después, era obligatorio darse un paseo por el circuito verde, ‘hacer el cabra’ en los diferentes aparatos del recorrido y acabar, tomándonos dos mirindas de naranja en tres vasos.

La mañana pasaba volando. Ir al monte se convertía en un tiempo y un espacio, que nos ayudaba a liberar todas nuestras energías infantiles. Por aquel entonces, teníamos nueve, siete y seis años.

Treinta y tres años después no pude hacer lo mismo con mis hijos. El monte estaba cerrado ‘a cal y canto’. Habían puesto puertas al campo. Escoltadas por la guardia civil y la policía municipal para que nadie accediera. Solamente pudieron hacerlo cincuenta cazadores experimentados.

El ayuntamiento había organizado una montería, eso sí, contaba con todos los permisos oficiales. El objetivo era matar a los jabalíes que sobraban. Contaron que había superpoblación y la solución era convertir el monte, en un coto privado. Ecologistas en Acción, como no podía ser de otra manera, estaban en contra de esta medida.

Está demostrado, que existen otros métodos para reducir la superpoblación de jabalíes, pero es más espectacular coger una escopeta y esperar a que el animal pase, para darle un tiro.

Nadie, absolutamente nadie, consiguió entender el disparate de cerrar el monte para el disfrute de unos pocos. Y eso, que este lugar, es de uso público dedicado al ocio y esparcimiento de los ciudadanos de Palencia. Pero esto daba exactamente igual. Cada vez protestamos menos, ¿verdad?.

Esto del coto de caza no es nuevo. En 2010, cuando el PP estaba en la oposición, solicito al ayuntamiento que se iniciasen los trámites administrativos para regular la actividad de caza en el Monte ‘El viejo’. Afortunadamente, por aquel entonces, no salió adelante la propuesta.

El PP, ahora con mayoría absoluta en el ayuntamiento, no olvido aquello y con el apoyo de ASAJA, se organizó la cacería del pasado sábado. Ya ven, ‘quién la sigue la consigue’.

La carrera de convertir lo público en privado es imparable. Mientras unos privatizan la sanidad y la educación, otros van más allá, y se adueñan, durante unas horas, del lugar donde podemos pasear, disfrutar de la naturaleza, jugar con nuestros hijos e incluso tomar el vermut.

El ayuntamiento tiene previsto organizar una segunda cacería. Dicen que existen cuatrocientos ejemplares. En esta primera, solo han dado muerte a diecinueve. Todo un éxito, según los organizadores.

Y yo me pregunto, ¿quién les mandará a los jabalíes vivir en el monte?.


Emitido el día 24 de enero de 2013, en el programa "Hoy por hoy",
en @SERpalencia