jueves, 11 de abril de 2013

Lo público no es privado



Con la creación de los primeros gobiernos municipales democráticos en 1979 se comenzaron a implantar unos servicios que contribuyeron a fortalecer la relación entre los municipios y la sociedad civil. A este tipo de equipamientos locales, en algunos casos, se les denominó: Centros Cívicos.

Su génesis fue dar respuesta a dos necesidades: la descentralización y la participación. Descentralizar con el fin de hacer llegar a otras zonas de la ciudad, la oferta de servicios y actividades socioculturales. También nacen con el objetivo de promover la participación y de esta manera dar cabida a la realidad del movimiento asociativo y vecinal de aquellos años. Pero todo esto pasó a finales de los setenta, en pleno proceso de transición inmodélica y después de cuarenta años de dictadura.

Palencia no tuvo nunca un equipamiento municipal con la denominación de ‘Centro Cívico’ y no será hasta 2008, cuando el PSOE, promueve la remodelación de la antigua cárcel, para convertirla en un centro cívico cultural.

Este centro ha contado con el 1% cultural del Ministerio de Fomento, lo que ha supuesto diez millones de euros de inversión. Diez millones que han salido de nuestros bolsillos, no se olviden,.. En algunos lugares construyeron aeropuertos para las personas, nosotros tenemos un centro cívico y todavía no sabemos para qué. Bueno sí, nos contaron que tendría una gran biblioteca y numerosos servicios culturales y sociales. Y que los beneficiarios principales serían los vecinos de la zona sur la ciudad.

Sorprendentemente es una instalación que aún permanece cerrada al público. Algunos cuentan que el centro está totalmente acabado desde principios de 2012 y solo falta la urbanización exterior del edificio.

Aunque este centro nace con el objeto principal de ser un equipamiento municipal dirigido a prestar servicios a la ciudadanía, los últimos movimientos realizados por la corporación municipal indican todo lo contrario. A finales de 2011 nos enteramos que podría servir para albergar un vivero de empresas culturales, buscando la implicación directa de la iniciativa privada. Hace pocos días hemos sido conocedores de que el ayuntamiento ha cedido una parte del centro para acoger el Museo de la Policía Nacional. Como pueden comprobar, igualito a lo que se había proyectado inicialmente.

Estos cambios sustanciales nos podrían indicar varias cosas: uno, el equipo de gobierno municipal no cree en la promoción cultural, dos, no le interesan las necesidades de los ciudadanos y tres, no tiene ideas, imaginación y capacidad para gestionar un centro municipal de estas características, porque si no, no se entiende, por que se quiere albergar un vivero de empresas y un museo. Curiosamente ambas iniciativas son propuestas que proceden de otras administraciones y no del propio ayuntamiento.

Comenzábamos diciendo que los centros cívicos nacieron como equipamientos municipales para la promoción sociocultural de los ciudadanos y su participación activa. Todo parece indicar que el centro cívico proyectado en la antigua cárcel de Palencia, ni promoverá la acción sociocultural, ni la participación ciudadana. No se engañen, detrás de todo esto hay un componente ideológico determinante: privatizar lo público.


Emitido el día 11 de abril de marzo de 2013, en el programa "Hoy por hoy",
en @SERpalencia

Puedes firmar la petición dirigida al AYUNTAMIENTO DE PALENCIA: La antigua cárcel siga siendo un centro cívico en change.org.