jueves, 10 de abril de 2014

Sociedad dual



Era abril de 1984 cuando se estrenaba ‘Los santos inocentes’, una película basada en la novela de Miguel Delibes. Esta obra maestra nos habla de la opresión, la deshumanización y el desprecio que ejercen los ricos sobre los pobres, de sus continuas humillaciones y del sometimiento de vivir arrastrados. Mario Camus nos golpea con la resignación del pobre que acepta su condición.

Han pasado treinta años desde el estreno de esta película y me vienen a la memoria sus protagonistas: Paco, Azarías, el señorito Iván, Nieves, la Niña chica,… también me surgen algunos interrogantes: ¿Hacia dónde se dirige el segundo país de Europa con mayor índice de pobreza infantil? Ese Estado dónde más han aumentado las desigualdades sociales, dónde cada vez hay más personas que hacen turno delante de esas oficinas que llaman de empleo.

¿Hacia dónde se dirige un país que tiene que pagar una deuda pública que equivale al 95% del Producto Interior Bruto? Un país dónde sus gobernantes priorizan rescatar las autopistas de peaje, antes que invertir en sanidad, educación y en servicios sociales públicos.

Cuando el PP llega a Moncloa la deuda pública era del 61% del PIB, en dos años de Gobierno alcanza al 95%, 30 puntos más. Este acelerado nivel de endeudamiento cumple los peores presagios, dado que tanto la Unión Europea como el Fondo Monetario Internacional profetizan que al finalizar 2014 llegaremos al 100%.

Rajoy es incapaz de paralizar la deuda pública a pesar de los continuos recortes que ha aplicado en los presupuestos generales del Estado. Estos hachazos se han cebado con ensañamiento en las políticas sociales.

Lo que está claro es que la economía no crece y por tanto no hay ingresos, mientras aumentan los gastos en pensiones y prestaciones por desempleo. Por otra parte, el gobierno cada vez que emite deuda se jacta de los bajos intereses que paga ahora, lo que no nos dicen es que cada vez que se emite deuda está pidiendo un crédito que tendrán que pagar con sangre, sudor y lágrimas nuestros hijos.

Con todo esto, podemos imaginarnos hacía donde nos dirigen. Este montaje perverso de la crisis tiene una sola dirección; la creación de una sociedad dual. Un sistema social donde la grieta entre ricos y pobres será cada vez mayor.

Este modelo que nos están imponiendo, configura muy lentamente una fractura en la sociedad. Una fractura que tiene como único objetivo crear dos mundos diferenciados que coexisten en uno. La estafa de la crisis esta destruyendo las clases medias y cada vez hay más pobres en paro y más ricos, muy ricos.

El plan del gobierno está muy bien definido, de aquí a unos años la precariedad laboral habrá crecido a niveles inimaginables. Salarios miserables y desaparición de derechos laborales. Todo esto supone que las garantías y las protecciones que hasta ahora conocíamos se habrán evaporado. Ese portón que aparece en ‘Los santos inocentes’ seguirá estando vigente, como el símbolo que nos separa a los oprimidos de los opresores.

Emitido el día 10 de abril, en el programa
"Hoy por hoy", en @SERpalencia