jueves, 5 de junio de 2014

Soñar despierto


Hoy es el día perfecto para gritar a los cuatro vientos que nos dirigimos al colapso. Nos importa un pimiento que los recursos del planeta sean limitados. Es urgente la aplicación de unos principios políticos para prevenir el desastre al que se dirigen las civilizaciones ‘desarrolladas’ del siglo XXI. Estos se fundamentan en apostar por la producción a escala reducida, la reordenación del territorio, la relocalización, el cambio en la política energética y de transportes, la soberanía alimentaria, la cooperación, la autoproducción y el intercambio.

No es nuevo que las grandes desigualdades socioeconómicas son el efecto perverso del capitalismo. Sepan Uds. que desde el momento en que el crecimiento y el desarrollo comenzaron a medirse en consumo de recursos de todo tipo: naturales, fabricados,... se abrió la brecha entre los seres humanos que pueden permitirse ese consumo y los que no.

Nos enfrentamos a uno de los retos más complejos de las sociedades capitalistas: tratar de reconducir y modificar nuestra conducta, en el sentido de aunar los deseos de desarrollo con los deseos de satisfacción de las necesidades reales no inducidas por una sociedad de consumo. La actual situación de ‘crisis’ debería hacernos espabilar y replantear nuestros hábitos de consumo, de vida, de alimentación, de ocio,… asumiendo un compromiso activo con el decrecimiento.

Sus defensores argumentan que no se debe pensar en el concepto como algo negativo, sino muy al contrario: 'cuando un río se desborda, todos deseamos que decrezca para que las aguas vuelvan a su cauce'. El decrecimiento es una corriente de pensamiento político, económico y social favorable a la disminución controlada de la producción, con el objetivo de establecer una relación de equilibrio entre el ser humano y la naturaleza, entendiendo que este equilibrio pasa por situar a nuestra especie integrada dentro de la naturaleza eliminando la visión antropocéntrica.

Que en los tiempos que vivimos la permacultura y los principios del decrecimiento no se conviertan en los ejes fundamentales de los aprendizajes de nuestros hijos, es un gravísimo error del actual sistema educativo, ¿cuándo seremos conscientes de que estamos hipotecando su existencia? Es un reto urgente ayudar a las futuras generaciones y a la ciudadanía en general a entender y a asimilar estos conceptos. Es cada vez más necesario promover la concienciación y sensibilización de la ciudadanía, para desmontar este modelo de desarrollo destructivo impuesto por el capitalismo. Y en esto, vamos tarde.

Javier, Javier ¡Despierta hombre! ¿Qué pasa? ¡Qué ya estabas soñando otra vez! Hoy es 5 de junio y se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente (en un planeta gobernado por dirigentes obcecados en aniquilar sus ecosistemas a toda velocidad).

Emitido el día 5 de junio, en el programa
"Hoy por hoy", en @SERpalencia