jueves, 22 de marzo de 2012

Des "ordenación" del territorio


El pasado 13 de marzo tuvo lugar en Villamuriel de Cerrato la primera de las ocho reuniones que la Junta de Castilla y León y la Diputación de Palencia tienen preparadas para explicar a los ayuntamientos la nueva Ordenación del Territorio. Asunto tremendamente delicado, sobre todo en una provincia donde el índice de ruralidad es bastante elevado.

Una vez leída la propuesta de la Administración Autonómica, me aventuro a reflexionar en voz alta sobre este modelo, que más que perseguir la ordenación del territorio, lo que propone es la ordenación administrativa, dejando a un lado, el tan manoseado concepto de gobernanza en el medio rural. Algo, que parece ser, a la Junta no le gusta mucho.

Aquí lanzo mis reflexiones:

1.- El modelo que nos presentan no tiene una perspectiva amplia, ni histórica, ni de futuro. Encubre intencionalidad de reducción y recorte. Está basado en que la economía seguirá creciendo indefinidamente. Lo cual es un mito.

2.- Valora como negativo el modelo de poblamiento que ha durado unos 800 años y que hunde sus raíces en la adaptación a la geografía y a los recursos naturales.

3.- El mundo de los próximos años volverá a ser mucho más local en lo referente a los transportes, la movilidad, el comercio y la alimentación, por el fin del petróleo.

4.- Los procesos de concentración urbana, muy probablemente, reviertan hacia lo rural como modo de supervivencia. Aumentando la ocupación agrícola y disminuyendo los servicios.

5.- Estos procesos, iniciados hace cincuenta años, han sido incentivados y estimulados por las políticas autonómicas. Hoy los pueblos están en alto riesgo de desaparición y las ciudades tienen un futuro, cuando menos incierto, en términos de su actividad tradicional de proveedoras de servicios.

8.- ¿No sería más viable un reparto de los servicios por el territorio para favorecer la rehabilitación de los pueblos?. ¿No son los pueblos los que han de proveer los servicios básicos para la vida como el alimento, el oxígeno, la calidad de las aguas o la absorción de CO2?.

9.- Y por último, continuar forzando la concentración urbana no garantiza que las ciudades sean viables ni que los pueblos desaparezcan. Las ciudades sufrirán la falta del cuidado de los recursos naturales que deben cumplir los pueblos y éstos seguirán existiendo como residencia temporal de fin de semana, de vacaciones o como refugio de las personas sin empleo o con muy bajos niveles de renta.

Emitido el día 22 de marzo de 2012, en el programa "Hoy por hoy" de la Cadena SER Palencia.