jueves, 15 de marzo de 2012

Entre "manis" y cromos


En la agradable y soleada mañana del pasado domingo se daban cita en la Plaza Mayor de Palencia, dos realidades que parecían darse la espalda. Lo que allí sucedió lo podríamos plasmar en el siguiente titular ‘A pesar de todo, pancartas y cromos comparten el mismo espacio.

Mientras la mayoría se manifestaban contra la reforma laboral, convocados por los sindicatos. En un rincón de este emblemático lugar, un pequeño grupo formado por niños, niñas, madres y padres intercambiaban cromos. Algo en lo que no me fijaba desde hace mucho tiempo. Algo que formo parte de las mañanas de los domingos durante algunos años de mi vida.

Era curioso ver el comportamiento de ese pequeño grupo que actuaba al margen de lo que allí sucedía. Parecían estar metidos en una burbuja, sin percatarse de que a tan solo unos metros se ponía de manifiesto la necesidad de convocar una huelga general, como respuesta a la reforma laboral llevada a cabo por Rajoy. Todo esto me hizo reflexionar sobre si es el momento más idóneo para convocar una huelga general.

En esa observación silenciosa, trataba de preguntarme y responderme a mí mismo algunas cuestiones: ¿Quién puede o quién debe secundar la huelga el próximo 29 de marzo?, ¿Representan los sindicatos a todos los trabajadores?, ¿Para qué sirve un sindicato en tiempos de crisis?, ¿Por qué los sindicatos han acabado desencantando a una parte de la clase trabajadora?... y en esa mañana soleada, no hacía más que hacerme constantes preguntas, a las cuales no sabía que responder.

En algunos momentos, incluso llegaba a pensar que esas realidades no eran tan dispares. Y especulaba si en algún momento de la historia de España, Gobierno y Sindicatos llegaron a intercambiar ‘cromos’.

En estos momentos donde se pone en entredicho el papel de estas mastodónticas organizaciones, se me hace difícil creer si siguen defendiendo su ideario o por el contrario han pasado a ser grandes empresas que necesitan subsistir, defendiendo algo tan, aparentemente, intangible como son los derechos de la clase trabajadora. A veces da la sensación que actúan como mecanismo para justificar su existencia.

Hace algunos años hubo un día en el que no entendí por que los sindicatos defendieron los intereses de la empresa y no de los trabajadores. Todavía sigo haciéndome esa pregunta.

El próximo 29 de marzo está convocada una huelga general y aún estando a favor de los contundentes motivos de la convocatoria, no tengo claro que voy a hacer. ¿Formaré parte de ese gran grupo de desencantados?.

Emitido el día 15 de marzo de 2012, en el programa "Hoy por hoy" de la Cadena SER Palencia.