jueves, 21 de febrero de 2013

Sí se puede



Las buenas sensaciones que sentí en el momento de elegir la asignatura optativa de la carrera que llevaba por título: ‘Historia de los movimientos sociales’, fueron las mismas que afloraron la tarde, que el Congreso anunciaba la admisión a trámite de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) sobre la regulación de la dación en pago, la paralización de los desahucios y el alquiler social, promovida por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH).

Una semana antes, Ada Colau, representante de la PAH, comparecía en la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados. Allí recordó, que esta organización ciudadana lleva cinco años denunciando el carácter "criminal" de la Ley Hipotecaria y de los desahucios en España.

Soy consciente del efecto que provocaron en mí las palabras de la representante de la PAH. Estaba escuchando un discurso que entendía y compartía (algo que últimamente es ciencia ficción). Escuchaba a alguien que representaba a millones de familias que lo están pasando muy mal. Escuchaba a alguien que transmitía, con ‘verdades como puños’, el drama de los desahucios.

Desconozco si ese discurso ayudó, a que los diputados se pusieran en la piel de los ciudadanos y aceptaran, una semana más tarde, la admisión a trámite de la ILP. Durante esa semana, no sabemos qué se les paso por la cabeza a los 350 diputados que forman el Congreso.

En cambio sí conocimos, la disciplina de los 185 diputados del PP, porque así nos lo hicieron saber a lo largo de toda la semana. Pero cuando todo se daba por perdido, cuando el enorme poder de un movimiento ciudadano, avalado por casi un millón y medio de firmas parecía irse al traste, se dio la vuelta a la tortilla y el PP voto a favor la iniciativa. Ese golpe de efecto nos ayudo a coger fuerzas. Todo el esfuerzo de estos últimos cinco años tuvo su recompensa.

Pero este no es el fin de la historia. Aunque la iniciativa se tramitará por la vía de urgencia, ahora comienza un camino tortuoso para la Plataforma, porque serán, con toda seguridad PP y PSOE, los que decidan el articulado final del proyecto de ley. Y ellos, serán los que pacten la inclusión o no de las reivindicaciones promovidas desde la PAH.

Aunque es cierto que nos sabemos que va a pasar. Si que somos conscientes de que este movimiento ciudadano ha conseguido sacarnos de la desafección, de la apatía, del pasotismo,… En algunos se nos ha renovado la ilusión para seguir luchando por las injusticias y porque hemos visto que juntos, sí se puede. Es posible cambiar el rumbo de las cosas y para ello es fundamental que la estrategia sea clara, y en este caso concreto lo es.

Por cierto, ‘Historia de los movimientos sociales’ fue una asignatura que suspendí por no ir a clase, pero que después aprobé. De esto han pasado más de diez años. Por aquel entonces trabajaba para poder pagar la matrícula de la universidad y Bolonia ya estaba latente en el espíritu de algunos profesores. Pero de los recortes en la universidad le hablaré otro día.

Emitido el día 21 de febrero de 2013, en el programa "Hoy por hoy",
en @SERpalencia