jueves, 8 de marzo de 2012

Espacio Joven (II)


Cuando uno analiza todos los acontecimientos sucedidos en torno al Espacio Joven no puede hacer otra cosa que echarse las manos a la cabeza.

Se hace fácil buscar una palabra que determine lo que ha pasado, y la única que me viene a la cabeza es IMPROVISACIÓN.

Cuando una administración, en este caso, municipal decide subcontratar y sacar a concurso la gestión de un servicio municipal, ya está poniendo en tela de juicio sus prioridades políticas, en este caso, las políticas de juventud.

No tengo ninguna intención de convencer de nada, ni a nadie, pero desde mi punto de vista y una vez analizada la situación, todo lo que ha pasado no tiene, ni pies ni cabeza. Primero el Ayuntamiento rompe las relaciones con el Consejo de la Juventud, entidad gestora del Espacio Joven, después se saca a concurso público la gestión privada de Espacio. Más tarde y una vez resuelto el concurso se otorga la gestión a una asociación de la capital. Semanas más tarde esa asociación decide no seguir adelante y se desvincula argumentando: No tenemos ganas de que «nos caiga el marrón». Y el marrón no era nada más y nada menos: “la posible indemnización de los anteriores trabajadores del Espacio Joven que denunciaron su despido ante el Consejo de la Juventud”. Y por último, tal y como anunció el Sr. Alcalde hace algunos días, la gestión pasará directamente a la Concejalía de Juventud que asumirá directamente la gestión para que ninguna asociación se vea perjudicada.

Todo esto tiene un tufillo, vamos a llamarlo “extraño”. Últimamente cosas al azar, suceden más bien pocas.

Con toda esta cronología de acontecimientos llego a dos conclusiones, partiendo siempre de la subjetividad del que opina sobre alguna cuestión pública:

1. El Consejo de la Juventud al ver lo que le podía “caer” encima, ya que el Ayuntamiento decide reducir de 70.000 € a 35.000 € el convenio anual firmado entre ambas entidades, este se desvincula de la gestión directa del Espacio Joven. Argumentando hechos objetivos: “No hay dinero, no lo podemos asumir”. Dejando, de esta manera, a sus trabajadores “a la deriva”, por no decir otra cosa.

2. Por otra parte, se trato de localizar, vía concurso público a unos “inocentes” para que “pagarán el pato”. Y esto de ser así, es muy grave.

Después de todo esto no logro entender como una cuestión, aparentemente, tan pequeña en un presupuesto municipal que asciende a casi cien millones de euros, este dando tanto que hablar.

Cuando en vez de gobernar, se improvisa pasan cosas de este tipo. Pero, lo más triste de toda esta historia es que quienes realmente pierden, en este juego institucional, son los y las jóvenes de Palencia.

Qué no vengan después preguntando, ¿Por qué los jóvenes se van?.

Emitido el día 8 de marzo de 2012, en el programa "Hoy por hoy" de la Cadena SER Palencia.