jueves, 5 de abril de 2012

Santodromos

Fotografía del Blog: http://degustacionfotografica.blogspot.com.es (con permiso de su autor, por supuesto).

El Artículo 16.3 de la Constitución Española dice: “Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”. Tomando como referencia estas palabras, podemos descifrar que nuestro país es un ‘estado aconfesional’

En referencia a la Iglesia Católica, me gustaría compartir con Uds. un dato reciente que incorporo a esta reflexión. En el Boletín Oficial del Estado del pasado 31 de diciembre de 2011 se cita textualmente en la pág, 146615: “Durante el año 2012 el Estado entregará, mensualmente, a la Iglesia Católica 13.266.216,12 euros”. Esto se llama cooperación, con mayúsculas.

Después de conocer esta información se me hace difícil pensar que somos un ‘estado aconfesional’. Si a este dineral que el Estado entrega mensualmente a la Iglesia Católica, sumamos el poder fáctico que ejerce en las políticas gubernamentales, tales como el aborto, la píldora del día después, los derechos de gays y lesbianas,… Se hace, aún, más difícil entender la acofensionalidad del Estado Español.

Y todo esto venia, porque hoy quería reflexionar sobre la Semana Santa y hacer algunas propuestas que pueden ser de interés para el correcto desarrollo de los actos que se proponen en diferentes ciudades de nuestros país.

Vaya un ejemplo por delante, en la ciudad de Rio de Janeiro, donde existe una autentica devoción hacia el baile y más concretamente la samba, hay uno de los sambódromos más famosos del mundo. En cambio en nuestro país existen: hipódromos, recintos feriales, campos de fútbol, plazas de toros,... Lugares donde se veneran y se ponen en valor determinados ceremoniales y ritos sociales, compartidos por una parte de la ciudadanía.

En esta reflexión, llegaba a especular, si en un ‘estado aconfesional’, como el nuestro, podrían llegarse a construir: santodromos. Lugares exclusivos de recogimiento para todas aquellas personas que disfrutan de la Semana Santa. Financiados íntegramente por la Iglesia, claro. Supongo que con los más de trece millones de euros mensuales podrían afrontarlos. Estos espacios estarían equipados con gradas, calefacción e incluso podrían estar cubiertos, por si la climatología impidiera su correcto desarrollo, ¿cuántas procesiones se han suspendido por la lluvia? Podría ser una solución ¿no les parece?

De esta manera, el resto de los mortales no tendríamos problemas en aparcar el coche, esquivar y callejear para evitar toparte con las diferentes procesiones. Podríamos sacar y meter el coche de la cochera cuando nos diera la gana sin tener que hacer cábalas de horarios,...y así unas cuantas incomodidades que tenemos que aguatar, aunque nos hayan contando que somos un ‘estado aconfesional’.

Emitido el día 5 de abril de 2012, en el programa "Hoy por hoy" de la Cadena SER Palencia.