jueves, 9 de mayo de 2013

Demolición programada



El pasado domingo se celebró la 34 Marcha de ASPANIS. Una cita solidaria que reunió a cerca de 900 palentinos. La recaudación irá destinada a la construcción de un nuevo centro residencial que dará servicio a setenta y cinco personas, y que su apertura, prevista para 2014, se retrasará dos años más. Pueden Uds. imaginarse el por qué.

No es necesario recordar que esta asociación es un referente del tercer sector en nuestra ciudad y provincia. En 1964, año de su constitución, un grupo de familias de personas con discapacidad intelectual unen sus fuerzas y fundan un proyecto integral para dar respuestas a las necesidades de este colectivo. Se van configurando una serie de servicios profesionales: atención temprana, trabajos ocupacionales, centro de día,… Todo ello con el fin de mejorar la calidad de vida de estas personas.

Actualmente el tercer sector de acción social en nuestro país, esta pasado por uno de sus peores momentos. La estafa, llamada crisis, también le ha golpeado con todas sus fuerzas. El envite lo ha dejado K.O. En estos momentos se encuentra tambaleándose y a punto de caer al suelo.

Bien es cierto, que el ámbito de las pequeñas y medianas ONGs, asociaciones y colectivos (que conste que no estamos hablando de las grandes multinacionales, como: Cruz Roja, Cáritas, Cermi,...) que atienden a diferentes colectivos sociales, nunca ha sido un sector consolidado, y menos corporativo (salvo raras excepciones). Desde sus inicios, ha pasando penurias continuamente, sosteniéndose en una cuerda floja y demasiado fina. A esto tenemos que añadir la fuerte dependencia económica de las diferentes administraciones, que en estos momentos está provocando el cierre de asociaciones, reducciones de plantilla, impagos a trabajadores y proveedores, despido de profesionales,… dando como resultado la desatención de numerosos colectivos sociales vulnerables.

Hace unas semanas conocíamos un informe elaborado por ESADE y la Obra Social ‘la Caixa’ (es para sospechar, ¿no creen?) que ponía de manifiesto que: “La financiación del Tercer Sector en España puede caer más del 30 por ciento en los próximos cinco años”. Un titular preocupante para cientos de miles de ciudadanos, muchas organizaciones y un gran número de profesionales cualificados. Esto hace peligrar la ‘red’ de atención solidaria construida durante los últimos veinticinco años en nuestro país, poniéndola al borde de la desaparición.

En estos momentos el tercer sector de acción social se sujeta con unas pinzas que están a punto de romperse; las dificultades de cobro, así como las cancelaciones o falta de ejecución de subvenciones, pronostican una demolición inmediata.

Una vez más, la estafa de la crisis ataca directamente a los más débiles y vulnerables; a los que no tienen recursos y duermen en albergues; a los que son necesarios atender en centros especializados con el fin de garantizarles una vida digna; a niños y niñas en situación de desprotección social que se enfrentan a un futuro incierto; a mujeres víctimas de la violencia de género que reinician un proyecto de vida,…

El modelo social promovido por la troika y sus aliados es determinante. Es un modelo basado en la refundación del trasnochado sistema benéfico-caritativo, que no debe costar un euro a la caja del Estado. Sostenido por la aristocracia y distinguidas marquesas, hoy pijas acomodadas, dispuestas a poner su grano de arena filantrópico y benefactor a las situaciones de pobreza. Este despropósito destroza e incendia nuestro frágil Estado del Bienestar, llevándose por delante derechos sociales y ciudadanos. Y esto, ¿a quién le importa?.

Emitido el día 9 de mayo de 2013, en el programa "Hoy por hoy",
en @SERpalencia