jueves, 26 de septiembre de 2013

A piñón fijo


Las problemáticas asociadas al crecimiento de las ciudades son muchas y muy variadas. El desarrollo urbanístico incontrolado ha traído consigo: ruidos, contaminación ambiental, atascos, aglomeraciones,… elementos que inciden en nuestra calidad de vida.

Uno de los aspectos que más ha crecido en Palencia, ha sido el padrón municipal de vehículos. Datos de febrero de este año nos dicen que en nuestra ciudad hay más de 48.000 vehículos, 11.000 más que en el año 2000. Si tenemos en cuenta la cifra de población de la ciudad (la última publicada por el INE es de enero de 2012), que se eleva a 81.198 personas, llegamos a la conclusión que los palentinos poseemos algo más de un automóvil por cada dos habitantes.

Este desarrollo desproporcionado, junto a la utilización masiva del coche para llegar al centro de la ciudad y la ubicación de la residencia fuera del centro, debería implicar necesariamente; la reordenación del espacio urbano, la aplicación de medidas de movilidad sostenible que reduzcan la emisión de gases de efecto invernadero y por tanto, la configuración de un modelo de ciudad saludable y habitable.

Es en 1998 cuando la Comisión Europea propone desarrollar en todos los Estados Miembros, la Semana Europea de la Movilidad (que se celebra cada año del 16 al 22 de septiembre). Esta semana es una campaña de concienciación dirigida a sensibilizar a los ciudadanos en cuanto al uso del transporte público, en bicicleta y peatonal y a animar a las ciudades europeas a que promuevan estos modos de transporte y a que inviertan en las nuevas infraestructuras necesarias para esto.

Este año el Ayuntamiento de Palencia no organizó ningún acto para celebrar la semana europea. Y eso que todavía no hemos amortizado ese intento, por llamarlo de alguna manera, de carriles-bici. Desconocemos los motivos de la no celebración, pero podemos aventurarnos y suponer que la estafa de la crisis ha sido la culpable o que a la impronta neoliberal este tipo de asuntillos no le interesan nada de nada. Ya lo decía su líder espiritual en el 2008 que eso del cambio climático era una milonga, y oye lo siguen al pie de la letra.

En cambio, en esta pasada semana de la movilidad, los representantes del PP y el PSOE en la Comisión de Tráfico del Ayuntamiento se atrevieron a informar de la futura regulación que limitará el uso de las bicicletas por la Calle Mayor y por las aceras de la ciudad, sancionando a aquellos que no lo cumplan.

Quiero trasladarles a los miembros de dicha comisión municipal que la solución no es prohibir y penalizar a los ciclistas. Cada vez hay más palentinos que utilizan la bicicleta para trasladarse a su lugar de trabajo, para llevar a sus hijos al colegio, para ir a hacer la compra,… No se puede consentir, que porque haya usuarios que no respetan, el resto tengamos que pagar las consecuencias. Somos más los que creemos en la convivencia pacífica entre peatones y ciclistas, que los que no.

Las soluciones son muy sencillas: educar en los centros educativos, concienciar informando y desarrollar una política de movilidad urbana que ponga el acento en la utilización de un transporte limpio y sostenible, como es la bicicleta. La configuración de nuestra ciudad lo permite, ¿por qué no se aprovecha?, o acaso, lo más importante es recaudar.

Sres. concejales les voy a pedir que hagan el esfuerzo de romperse la mollera y que sean más creativos a la hora de proponer medidas de movilidad urbana. Ya les vale, lo de multar no es original, es muy fácil ponerlo en marcha y está muy visto. ¿No les da vergüenza que siempre tengamos que pagar los mismos?, ¿cuándo van a cambiar de marcha?, los ciudadanos lo estamos reclamando todos los días.

Emitido el día 26 de septiembre de 2013, en el programa
"Hoy por hoy", en @SERpalencia