jueves, 12 de diciembre de 2013

Derechos torcidos


¿Qué derechos humanos tienen las personas paradas, las desahuciadas, las que perciben la renta garantizada de ciudadanía, las que están en un ERE?

¿Qué derechos humanos tienen las que deben emigrar a otro país y rebuscar un futuro profesional, las que no pueden pagar las tasas universitarias, las que ya no perciben ningún tipo de ayuda o prestación?

¿Qué derechos humanos tienen las personas dependientes, las que fueron engañadas con las preferentes? ¿Qué derechos humanos tienen las niñas y los niños que la única comida que ingieren al cabo del día es la del comedor escolar?

¿Qué derechos humanos hay en un país que destruye el Estado de Bienestar? ¿Qué derechos humanos existen en un estado que solo se preocupa de la economía y no de la ética y los valores? ¿Qué derechos humanos amparan a un gobierno que rescata a los bancos y no a las personas? ¿Qué derechos humanos defiende un gobierno 'democrático' que coloca cuchillas en sus fronteras?

¿Qué derechos humanos tenemos si la educación pública es constantemente desprestigiada? ¿Qué derechos humanos tienen todos aquellos a los que amordazaron con una hipoteca abusiva e ilegal? ¿Qué derechos humanos amparan un gobierno que ‘vende’ la sanidad pública a una banda de cucarachas?

¿Qué derechos humanos existen en las democracias que vulneran sin vergüenza y escrúpulos la constitución? Acaso, ¿es la democracia una forma de gobierno que garantiza los derechos humanos?

¿Qué derechos humanos tienen los que no pueden comprar comida y tienen ir a un comedor social? ¿Qué derechos humanos tienen los que solo pueden alimentarse con los productos que les entregan en un banco de alimentos? ¿Qué derechos humanos tienen las miles de familias que no pueden encender en invierno la calefacción de sus casas?

El pasado 10 de diciembre se celebraba en todo el mundo el Día de Derechos Humanos. Se conmemoraban 20 años desde que la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamase este día mundial.

Entre otros argumentos, el preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos dice textualmente: “Considerando esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión”.

Y ahora díganme Uds. sí desmantelar paulatinamente el Estado de Bienestar, echar a la gente de sus casas, despedir a miles de trabajadores, empobrecer a la ciudadanía,... no son motivos más que suficientes para provocar una rebelión ciudadana contra la opresión de la casta política y la tiranía de los mercados, ¿qué clase de humanos nos gobiernan y nos dirigen hacia un futuro sin derechos?

¿Hacía donde miran las Naciones Unidas cuando se vulneran constantemente el derecho a la vivienda, a la educación, a la sanidad, al trabajo,…? Será que la ONU también está formada por una comunidad de cucarachas.


Emitido el día 12 de diciembre, en el programa
"Hoy por hoy", en @SERpalencia