jueves, 19 de diciembre de 2013

Me faltan versos


Cuando alguien ‘escribe’ un comentario todas las semanas, es como si compusiese una nueva canción. A la trova de hoy le faltan los versos más importantes. No localizamos las palabras que podrían determinar que la canción nos pone los pelos de punta.

La música de esta canción ya está escrita desde hace tiempo en manifiestos, pancartas, octavillas, panfletos,…, solo tenemos que incorporar ‘esos’ versos que no encontramos por ninguna parte.

Todos los días descubrimos que somos engañados permanentemente. Mienten los bancos, miente el gobierno, mienten las instituciones internacionales, mienten los partidos políticos, mienten las grandes empresas, mienten los sindicatos, mienten los medios de comunicación,… Los amos del mundo mienten constantemente. Todos manejan los mismos lenguajes perversos. Todos llevan a cabo las mismas estrategias retorcidas. Todos vulneran nuestros derechos ciudadanos.

Por otra parte, nos encontramos a una ciudadanía acomplejada, avergonzada, muerta de miedo, indignada, cabreada, llena de rabia y odio. Otra vive en el imaginario de que esto ya pasará. Se agarra a las frases de autoayuda de Paulo Coelho y a mensajes optimistas y positivos para que el cautiverio sea más llevadero. Otros se han tragado enterito el discurso oficial de que los recortes son necesarios y no ven más allá de sus narices. No critican y asumen que éste es el peaje que tenemos que pagar para ver la maldita luz del túnel. Con esta fotografía queda muy claro que la percepción que tenemos la ciudadanía de la estafa de crisis no es la misma.

Comprobamos que la máxima ‘divide y vencerás’ provoca los efectos deseados. Los amos del mundo han conseguido su objetivo. Mientras ellos manejan su estrategia con total impunidad e inmoralidad, la ciudadanía se enreda en sí misma. Mientras ellos ganan tiempo, nosotros lo perdemos.

En este punto del discurso, llegamos a la conclusión de que sí una gran parte de la ciudadanía está siendo víctima de la reforma laboral, de la destrucción del Estado de Bienestar, de las estafas cometidas por las entidades bancarias,…¿a qué estamos esperando para organizarnos y plantar cara a estos malditos?.

Estos son los versos que me faltan para rematar la canción de hoy. Por más que trato de buscar los elementos que nos impiden ponernos en pie y gritar: ¡Basta ya!, no los encuentro. ¿Quizá haya tantos frentes abiertos que no sabemos dónde enfocar?. ¿Hemos llegado a un punto de agotamiento al ver que muchas manifestaciones y concentraciones no provocan los resultados que esperamos?. Creo que es el momento de parar, repensar y dibujar, desde la amalgama de los movimientos sociales, las maniobras a seguir.

Si el objetivo está perfectamente identificado, ¿por qué es tan difícil agrupar intereses sin protagonismos, converger discursos y canalizar la indignación de la ciudadanía?, ¿por qué es tan complicado tumbar a un gobierno que nos demuestra todos los días la ilegitimidad de sus acciones?, ¿por qué la gente decente no nos convencemos de una puñetera vez de que juntos sumamos más?.

Me siguen faltando los versos más sustanciales. Aquellos que hacen que esta canción te emocione, te transforme. ¿A qué estamos esperando para escribirlos y gritarlos juntos?.

Emitido el día 19 de diciembre, en el programa
"Hoy por hoy", en @SERpalencia