jueves, 20 de marzo de 2014

Pan, trabajo y techo


No les descubriré nada nuevo si les digo que los grandes medios de comunicación focalizan la atención en aquellos asuntos que responden a los intereses de los poderes económicos y políticos. Con ello generan falsos imaginarios y órbitas de opinión que configuran nuevas realidades. Cosmovisiones que una parte de la ciudadanía no reconocemos.

Por eso, hoy les hablaré de algo que no está siendo portada en los periódicos. Algo que no abre los informativos. Algo sobre lo que se escriben muy pocos titulares.

En los últimos años se ha pisoteado la dignidad de miles de personas de este país y se han masacrado los derechos y libertades bajo los mandamientos de la Troika. El Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea han escrito la partitura que los gobiernos del sur de Europa tocan una y otra vez.

Esta música macabra ha provocado que seis millones de personas sean desterradas al paro por un tiempo indefinido. Que cientos de familias sean desahuciadas de sus casas. Que solo existan empleos precarios y sueldos miserables. Además, ha estimulado el desarraigo de una generación de jóvenes que deben emigrar al extranjero. Sin permiso, están imponiendo desde el modelo patriarcal la mutilación de la libertad y el derecho a decidir de las mujeres.

Nos obligan a pagar una deuda ilegítima que no hemos generado. Una deuda que solo persigue la amputación de nuestros derechos, además de empobrecernos. Privatizan todo aquello que sostenemos de forma solidaria con nuestros impuestos: la sanidad, la educación, la dependencia, los transportes públicos, el agua, la energía, las comunicaciones, los servicios sociales, las pensiones,…

Cuando el PSOE en 2011, con el apoyo del PP, modificó el artículo 135 de la constitución se daba carta blanca al pago de la deuda frente a los derechos de las personas. No debemos olvidar que este cambio lo promovió un partido que se autodenomina de izquierdas. Aún no sabemos qué tipo de izquierdas promocionan algo así, cuando su objetivo perverso es traicionar a la ciudadanía y a los principios democráticos.

Todos Uds. saben que las políticas de recortes solo están causando sufrimiento, pobreza y hambre. Según datos proporcionados por la OCDE, España es el país donde más han aumentado las desigualdades sociales. Vivimos en una democracia autoritaria que lo tiene muy claro; nos roba la libertad y nos conduce a la precariedad. Para la mayoría social, la estafa de la crisis está siendo un drama humano, para la minoría insignificante y poderosa, es un gran negocio.

Muy poco habrán oído, leído o visto sobre las ‘Marchas de la Dignidad’. Desde finales de febrero, miles de ciudadanas y ciudadanos están recorriendo la geografía española. Han salido andando desde quince localidades para defender la dignidad y denunciar el austericidio al que estamos sometidos. El próximo domingo 22 de marzo llegan a Madrid. Allí reclamarán: trabajo estable y renta básica, el no pago de la deuda, servicios públicos de calidad y además manifestarán su rechazo a la represión y al recorte de libertades. ¡Y esto, es sólo el principio!

Emitido el día 20 de marzo, en el programa
"Hoy por hoy", en @SERpalencia