jueves, 15 de mayo de 2014

Resaca


En 1854 el jefe indio Seattle respondía con una carta al Presidente de los Estados Unidos ante la oferta de este último de comprar las tierras donde vivían los indios Suwamish. Este escrito, uno de los manifiestos más ejemplarizantes sobre la defensa del medio ambiente venía a decir: ‘Sólo después de que el último árbol haya sido cortado. Sólo después de que el último río haya sido envenenado. Sólo después de que el último pez haya sido pescado. Sólo entonces descubrirás que el dinero no se puede comer’.

La mañana del sábado 10 de mayo el parque ‘Ribera Sur’ presentaba un escenario apocalíptico. Daba pena verlo. Bolsas de basura, cristales, botellas de plástico, papeles, árboles partidos, cartones, vallas de seguridad en los riachuelos,... Un manto de porquería y suciedad cubría el césped de esta zona verde de la ciudad. Las imágenes nos mostraban que 10.000 jóvenes disfrutaron, dándolo todo, en esa fiesta organizada por ITA (Escuela de Ingenierías Agrarias) en honor a su patrón ‘San Isidro Labrador’ y en la que se recogieron seis toneladas de basura.

Las imágenes del después son un ejemplo de la relación perversa que los seres humanos establecemos con el medio ambiente que nos rodea. Si estos ‘ingenieros’ nos demuestran así su apego y vínculo con la Pachamama es para echarse a temblar.

Lo sucedido el pasado viernes, es un fracaso colectivo porque pone de manifiesto la ineficacia de las políticas municipales de juventud propuestas por el PSOE y del PP, la incapacidad del sistema educativo como generador de valores y el siempre cuestionado papel de las familias en la educación parental.

He visto algunas fotografías del después y qué quieren que les diga, me avergüenzan. Sí, me da vergüenza que el Ayuntamiento haya cedido una instalación municipal para celebrar un fiestón en el que los organizadores han incumplido la parte que les tocaba. Me avergüenza, que el Ayuntamiento haya facilitado la celebración de este macrobotellón en un espacio verde de la ciudad. Debemos recordar a la audiencia que el artículo 12 de la ordenanza municipal para la promoción de la convivencia y la prevención de las drogodependencias dice en su punto primero: ‘El Ayuntamiento de Palencia velará para que no se consuman bebidas alcohólicas en los espacios públicos, prohibiendo expresamente la “práctica del botellón”’. Que cada cual saque sus propias conclusiones.

Para terminar me gustaría saber: ¿Sí el alcalde y el concejal de medio ambiente van asumir alguna responsabilidad por el incumplimiento de la ordenanza local? ¿Por qué la corporación municipal ha facilitado la realización de una actividad de estas características, sin haber estudiado los riesgos y sabiendo de antemano que el parque no dispone de los recursos necesarios, como son: papeleras, servicios, contenedores,…? ¿Seguirá Polanco echando balones fuera como viene siendo habitual?

Emitido el día 15 de mayo, en el programa
"Hoy por hoy", en @SERpalencia