jueves, 19 de enero de 2012

Despoblación del medio rural

Hace unos días conocimos los datos demográficos de la provincia correspondientes al pasado año. Además, finalizando 2011 nos enteramos que Palencia es la provincia que más población perdió de Castilla y León a lo largo de 2010, en relación con su población total.

Estos dos acontecimientos, me hacen hoy reflexionar sobre el fenómeno de la despoblación en el medio rural, una realidad que tanto está sufriendo la provincia y que nada ni nadie es capaz de poner freno. No sabemos si por desinterés o inoperancia.

Lo primero que hay que hacer para resolver un problema, es reconocer que existe. Algunos gobernantes miopes no quieren ver que Castilla y León se enfrenta a una situación crítica. Esta ceguera, desde mi punto de vista, se debe a que si algún día ponen de manifiesto ese reconocimiento, estarían reconociendo el fracaso de las políticas, que ha aplicado la derecha en nuestra Comunidad Autónoma, desde 1987, y esto tendría como resultado una pérdida de votos considerable.

Todos sabemos que el medio rural se enfrenta desde hace décadas a uno de los problemas más graves que puede sufrir un territorio: la pérdida de población. Este hecho cercena gravemente las posibilidades de desarrollo de los pueblos ya que, además de disminuir el número de vecinos, quienes se van son, principalmente, las mujeres y las personas formadas.

La despoblación no es sólo un problema de graves consecuencias para los pueblos, puede decirse también que es un problema social, de todos: Significa pérdida de valores culturales, de señas de identidad, produce graves desequilibrios territoriales y comienza a traducirse en evidentes riesgos medioambientales: incendios, pérdida de biodiversidad,…

Una vez identificado el problema, podemos tomar dos caminos que pueden ser las soluciones a este drama; por un lado, favorecer la llegada de nuevos pobladores, que puedan equilibrar la estructura demográfica, garantizando el reemplazamiento de la población activa actual, así como generar mayor índice de población activa para ocupar otros puestos de trabajo que puedan generarse con el impulso de un entorno socioeconómico adecuado, labor que están desarrollando, como mucho esfuerzo, los grupos de desarrollo rural, entre otros agentes.

Y otro, desplegar políticas que favorezcan y contribuyan a que los jóvenes y principalmente las mujeres, no ‘salgan’ huyendo a las ciudades, ya que el territorio no les ofrece oportunidades que las permita quedarse.

Si los caminos a tomar son tan claros y obvios, ¿por qué las diferentes Administraciones Públicas no toman cartas en el asunto?, ¿por qué se está primando el desarrollo urbano antes que el rural?, ¿por qué no reconocer el problema y empezar a trabajar?, ¿por qué no poner límite al crecimiento de las ciudades?,…..


Emitido el día 19 de enero de 2012, en el programa "Hoy por hoy" de la Cadena SER Palencia.