jueves, 9 de febrero de 2012

La crisis

Por unos momentos intento dejar de lado las noticias, telediarios o informativos,…donde constantemente se repiten las mismas palabras: crisis, desempleo, confianza, rescate, mercados,… Me paro y me doy cuenta que, en estos últimos días, han cambiando el registro y escuchamos más, educación para la ciudadanía o ley del aborto. Por el contrario no escuchamos, “…se van a crear tantos puestos de trabajo…”, que es lo que verdaderamente queremos oír.

No lo recordaba, lo había olvidado, pero ya viví otra crisis, la crisis del petróleo en 1973. Era muy, muy pequeño, tan solo tenía 3 años y solo existían dos canales de televisión en blanco y negro. Aquella crisis paso a mi lado, sin pena ni gloria, vamos que no me entere absolutamente de nada.

Eran unos tiempos, donde a nadie se le había diagnosticado de infoxicación, que es un trastorno intelectual producto de la incapacidad de analizar y comprender una lluvia de información como la que pueden proporcionar los medios electrónicos actuales. Puedo llegar a entender que, seguramente, fuera más fácil vivir y sobrevivir a lo que estaba sucediendo.

No había internet, Twiter, Facebook o teléfonos móviles. Seguramente todo se percibía mucho más lejano. Te limitabas, si tenías televisión, a ver las noticias y a escuchar la que estaban liando los países de la OPEP.

Los tiempos han cambiando, y mucho. Lo que no sé, si para mejor o para peor. A veces tengo esa gran duda y más en los tiempos tan difíciles que estamos viviendo.

Ahora no es así, al medio segundo de que ocurra cualquier declaración de un político o acontecimiento relativo a la crisis, está circulando por la Red a una velocidad imparable. Es difícil mantenerse al margen. Creo que esto es uno de los elementos más devastadores de lo que está sucediendo. No podemos digerir la información. Los acontecimientos suceden tan rápidos que nos aturden, nos dejan fuera de juego. Será, ¿qué estoy empezando a estar infoxicado?.

Ante esta marabunta informativa, no puedo evitar preguntarme, ¿Cómo percibirán las niñas y los niños esta situación?, ¿Qué tipo información les quedará en su memoria?. Les pasará lo mismo que a mí en 1973.

Y todo esto viene a que quería hablar hoy del nuevo Subdelegado del Gobierno, que en su discurso de toma de posesión dijo algo así como; “ha invitado a los palentinos a abandonar la sensación de tristeza generalizada que ha traído consigo la difícil situación económica y a trabajar con ilusión en generar un clima de confianza que permita ir saliendo progresivamente de la crisis”.

Analizando el discurso, llego a la conclusión de que no es mala idea que a partir de ahora se puedan presentar a las elecciones, partidos formados por payasos. Esos, a lo mejor nos ayudan a ‘salir de la tristeza’, haciéndonos reír. Porque con la clase política que gobernará los próximos cuatro años, lo de reír, va a ser muy complicado.


Emitido el día 9 de febrero de 2012, en el programa "Hoy por hoy" de la Cadena SER Palencia.