jueves, 12 de junio de 2014

Sacando pecho


Esta noche el ‘Estadio Arena’ de Sao Paulo se llenará de serpentinas, luces de neón, música, fuegos artificiales y banderas. Esa atmósfera ocultará el despilfarro, el pelotazo de la construcción de los estadios de fútbol, así como la situación sociopolítica de un país que lleva meses saliendo a calle reivindicando que las prioridades del gasto público son las personas y no el cemento.

Hoy Brasil se convertirá en el narcótico más eficaz para olvidar lo que pasa en nuestra casa. Brasil se disfraza de chica de Ipanema para mostrar al mundo una realidad ficticia. Si nos adentramos en su trastienda nos daremos cuenta que todos los dineros públicos invertidos en esta borrachera, se han arrebatado a la sanidad, a la educación, a la erradicación de la pobreza,… Pero a la FIFA esto le da exactamente igual. La FIFA ha ido a Brasil a sacar la máxima tajada posible. La FIFA no es una ONG, la FIFA es un nido de buitres carroñeros.

Si ahora trasladamos la mirada a nuestro país, nos daremos cuenta de que no estamos tan lejos de esa disparatada realidad. La semana pasada nos enterábamos que los jugadores de ‘La roja’, en el supuesto, de ganar el mundial se meterán en la buchaca 720.000 euros cada uno, un 20% más que en Sudáfrica 2010. Un país donde el porcentaje de paro es dramático, con unos índices de pobreza preocupantes y con uno de cada dos jóvenes que quieren y no pueden trabajar, esto es un insulto y una humillación. Todo esto es inaceptable, inmoral, desproporcionado, insolidario,… ¿Quién entiende que un país con seis millones de personas sin trabajo sea el que pague más primas a sus jugadores? Seguro que recuerdan aquellos años cuando ‘construíamos’ más viviendas que Francia y Alemania juntas, ¿verdad?

El mundial llega a nuestro país en un momento complejo y convulso, políticamente hablando. El resultado de las europeas ha situado en el punto de mira ese bipartidismo que empieza a agrietarse, la rápida abdicación del rey y el mosqueante proceso de sucesión de la corona han puesto de manifiesto, que una parte de la ciudadanía este solicitando la modificación de la constitución para decidir sobre el modelo organizativo del Estado español y que sean los ciudadanos quienes elijamos a la jefatura del Estado por sufragio universal.

Además nadie concibe como el gobierno puede hacer frente al déficit, anunciando la semana pasada que se van a reducir el IRPF y el impuesto de sociedades. Recordemos que el FMI está pidiendo a España que suba el IVA porque no se fía mucho de que Rajoy recorte el gasto para frenar el déficit, pero Mariano sacando pecho manifestó el martes pasado: ‘No vamos a subir el IVA’, ¿alguien entiende algo?

Mientras todo esto sucede, en otra parte del mundo se pone en marcha una maquinaria para adormecer a una parte de la ciudadanía. Tengan cuidado al despertarse, podrían recibir un puñetazo en toda la cara.

Emitido el día 12 de junio, en el programa
"Hoy por hoy", en @SERpalencia